02 abril 2006

Humanidad y Amor


La plenitud ama al vacío; Dios ama a la naturaleza; el Poder ama a la Sensibilidad.
En el Principio el Poder se casó con la Sensibilidad, y engendraron las formas.
En donde hay Poder, hay Sensibilidad, en donde hay Dios, hay materia y en donde hay Padre hay Madre.
El Poder Uno se desdobló en Sensibilidad; sin embargo los Dos siguen unidos por la generación; Lazo del Amor.
El Poder Uno se convierte en Diversidad; la Sensibilidad Una se convierte en variedad, con todo, el Poder sigue siendo el corazón de la Sensibilidad, y la Sensibilidad sigue siendo la periferia del Poder.
Con la diversidad del Poder se convirtió en muchos poderes; con la variedad la Sensibilidad se transformó en muchas Sensibilidades.
Todo Poder separado de la Sensibilidad es la nada.
Toda Sensibilidad separada del Poder es la muerte.
El Poder unido a la Sensibilidad es la existencia.
La Sensibilidad unida, al Poder es la conciencia.
En la separación está la debilidad y en la unión la fuerza.
Ningún Poder existe sin Sensibilidad; ninguna Sensibilidad existe sin Poder.
¿Qué hay en este infinito espacio? —Materia sensible.
¿Qué hay tras de ésta?
—Un Poder.
¿De dónde emana este Poder?
—De un corazón. Todo corazón es el depósito de la fuerza ingente que mantiene a su propio sistema.
J. Adoum
Eli

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Jorge Adoum. Buen Mago y Consejero.
Interesante Blog.

10:59 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home